Muriendo ahora

Colección de poemas, por José Alfonso Pérez Martínez

 

(Más poemas en mi blog: Por estar contigo)

 

Coral salvaje, amatista ruda

 

Amada rubia

Lecho de blanca espuma

 

Sueño de tierno amor

Que me tuvo un día

 

Amada rubía mía

Lecho de blanca espuma

 

Virgen dulcísima

Devoradora puta

 

Ornato lujoso de la vida...

 

Acqua alta

 

Las gaviotas…

La luz de la tarde que cae

-horizonte de llamas efímeras-…

El susurro de un amante enciende una sangre,

El acqua alta invade la piazza de San Marcos.

Venid a Venecia, triste cristal resquebrajado,

Naufragio lento, cementerio de arte y belleza.

Venid, por aquí paseaba Pound,

En este palacio habitó Lord Byron,

Este puente, algo distinto, lo retrató Canaletto…

Venid, venid a Venecia,

Viejo cristal quebradizo.

Aún queda cierta gloria…

 

Criatura del somni, dolcíssima ficció

 

 -El título (en castellano, "criatura del sueño, dulcísima ficción") es un verso del poema "Epístola o canço a l'espera de música" ("Epístola o canción a la espera de música"), del poeta catalán Josep Piera-

 

No hay dioses en los cielos,

reina de Tiro...

el único Dios está en tus labios,

en tu sonrisa que es un collar de estrellas,

en tu voz que es paloma y río,

en tus pechos que son dulces como la miel,

en tu sangre que arde de vida nueva,

en tus gestos que son gracia y nobleza,

en esa forma que tienes de reír,

de llorar, de caminar, de alzar las cejas...

Tus naves llenas de ámbar, reina,

llevan oro y llevan sedas,

maderas preciosas y perfumes

raros y escasos como Aves del Paraíso...

Tus naves llevan objetos

como para pagar el rescate de un rey,

y sin embargo...

tú eres el tesoro de tu reino,

tú eres el extremo de toda belleza,

tú eres el jardín,

la flor más preciosa de Tiro...

 

Visión

 

Este monstruo 

Es un diseño

Sólo gime anadea

Y ronca es arte

Contemporáneo una

Forma de

Pesadilla!

 

Lucientes fieras

 

Fuisteís feroces, ojos:

por vosotros, despojos

son lo que fueron hombres...

No hay lengua que os nombre,

y a vuestro claro mirar

ya las almas se inclinan,

y muda el hosco gesto

la palabra tristeza,

y torcida es en dicha.

De ninfas o de efebos

adornaís la belleza,

y es dulce melancolía,

ojos, vuestro recuerdo...

 

Autorretrato

 

He sido como todos los hombres

Henchido vanidoso cruel

No puedo no quiero cambiar

Practiqué la desidia la mentira la envidia

Sé que serán de nuevo mías

En verdad que un mañana sin ellas

Ni me concierne ni me importa ni me interesa

Soy humano soy imperfecto

Tal es mi gloria mi desdicha

Mi orgullo mi vergüenza

Ser lo que soy es lo que espero

-En días llenos de más amor

Porque al fín el egoísmo es mi única

Mi más preciada virtud-

Amor para mí para mi felicidad

Para mi placer para mi olvido

De otro amor y de la muerte...

 

Muriendo ahora

 

-A Luis Cernuda-

 

¿Cómo olvidar aquel verso tuyo 

en que anidaba la sangre?

Como tú, nos estamos muriendo adentro...

Estamos muriendo de vivirnos en deseo,

en miedo, en nostalgia...

Estamos muriendo de lejanía

y de saber que somos apenas sombras

aferradas al sol de la vida, 

ese mismo sol que nos consume...